Aprende a utilizar el método GTD para gestionar mejor tu tiempo

¿Tienes problemas para gestionar tu tiempo? ¿El día acaba y te quedas con muchas cosas por hacer? Entonces aprovechar el método GTD puede ser una de las mejores soluciones que puedes encontrar.

Así que en este artículo te explicaremos en qué consiste y cómo lo puedes utilizar a tu favor para poder gestionar tu tiempo de una forma mucho más eficiente.

¿Qué es el método GTD y cómo puedes aprovecharlo?

Cuando hablamos del método GDT nos estamos refiriendo a una herramienta bastante interesante que puede ser de mucha ayuda para gestionar nuestro tiempo de una forma mucho más eficiente, consiguiendo así una mayor productividad.

Es importante tener presente que, a diferencia de otros métodos para gestionar el tiempo, el método GTD no está enfocado en las prioridades, sino que tiene un enfoque dirigido hacia la organización y evacuación inteligente de las cosas que nos faltan por hacer.

Esté método fue creado por David Allen, un consultor que escribió un libro al respecto llamado “Organízate con eficacia”, en el que explica que GTDson las siglas en inglés de “Getting Things Done”, que se puede hacer como “Haciendo las cosas”.

En el libro Allen nos explica cómo, luego de abordar distintos entornos laborales, llegó a la conclusión de que hay muchas personas que se bloquean al momento de hacer sus cosas, motivo por el que pierden tiempo y empeora su productividad. Allen comentá que en la mayoría de los casos este bloqueo es consecuencia de una mala planificación.

El primer paso es tener una lista de las cosas que se tienen que hacer, algo que puede ser de gran ayuda para muchas personas. Sin embargo, una lista de las tareas por hacer puede no ser muy efectivo para algunas personas. Es aquí donde entra el sistema GTD para brindar un método más detallado que permita mejorar el trabajo.

Bases y principios del método GTD (Getting Things Done)

La base principal del sistema GTD es el sentido común, pensar antes de empezar a hacer las cosas. Es algo muy básico, pero lo cierto es que muchas personas no lo ponen en práctica.

Allen nos indica que para cada tarea debe de haber un periodo de reflexión basado en dos puntos: qué esperamos conseguir realizando la tarea y cuáles son los pasos que tenemos que seguir para realizarla. En muchas ocasiones las tareas pueden volverse más difíciles de lo que son por el simple hecho de no tener en mente los dos puntos antes mencionados.

Ahora, es importante que tengas en cuenta que el método GTD tiene una serie de principios básicos que debes de tener en mente:

  • Recopilación: empieza recopilando una “memoria externa” en la que anotarás todas las tareas que tienes que hacer, sin importar qué tan importantes son. De esta forma puedes sacarlas de tu mente y plasmarlas.
  • Procesamiento: ahora tendrás que decidir qué hacer con cada una de las tareas que has recopilado. Puedes ponerla en marcha, delegarla o desecharla.
  • Organizate: tienes que definir el momento en el que quieres realizarla. De esta forma puedes catalogarlas como “acción próxima”, “proyecto”, “en espera” o “en el futuro”.
  • Revisa: ahora tendrás que revisar la memoria externa para realizar las más importantes (como cuestiones del trabajo) y delegar aquellas que no sean tan importantes.
  • Comienza: ahora simplemente tienes que comenzar a trabajar y a hacer las cosas.

Siguiendo este sistemas muchas personas encuentran una mayor claridad en el proceso de comenzar a trabajar en sus deberes o proyectos.







Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *